lunes, enero 28, 2008

En plan de conquista

Sin querer queriendo ando haciendo demasiadas cosas nuevas, unas que quería hacer desde hace tiempo, algunas que no estaban dentro de mis expectativas y otras que definitivamente no habría hecho en otra ocasión.

De hecho, en ese tema juegan mucho las influencias, quién esta a tu costado y cuánto crees en sus opiniones y/o propuestas; qué tan segura y cómoda te sientes con la compañía;
y, sobre todo, cuánto te inspira
a ser tú misma con total libertad.

Comencé saliendo temprano de la oficina (y viendo la luz del sol al cruzar la puerta). No me había percatado de todo el tiempo que te da para hacer muchas cositas divertidas.

Inicié mis clasecitas del buen conductor y volví a estar detrás del volante :S Lo gracioso es que mi saloncito queda en lo que era “zona prohibida”, pero si me sigo prohibiendo zonas mejor me mudo del distrito ¿no?

Literalmente, empecé sudando de los nervios, pero en menos de lo que esperaba (tercera clase) me vi manejando en la costa verde. Plop! Ni yo misma podía creerlo. No me quedó ninguna duda de que mi instructor definitivamente no tiene sistema nervioso.

Abandoné el gimnasio, pero esta vez no volveré al mismo. Ya me conquistó el nuevo “point” conectoso, donde muy cariñosamente hemos coordinado horarios para no cruzarnos y no hacerle pasar vergüenzas al otro. Jajaja. Además, me he enterado que otros amigos míos entrarán por allí también. Bien ahí.

Me fui a tonear al sur después de años. Lo había dejado de hacer por convicción y, bueno, la temporada pasada no lo hice por cuestiones coyunturales. Increíble, me divertí como hace tiempo no lo hacía. Es que hace tiempo no toneaba con Soraya. Claro que, después de dos Apple martinis y un screwdriver la vida se ve más alegre, y “El Embrujo” le puso el toque ricotón (aunque hubiera preferido un par de cancioncitas más de Grupo 5) para hacer algunas "maldades" por allí, jeje.

Asumí y acepté las cámaras, pero aquí si todavía no puedo exponer públicamente todas las “imágenes” registradas, a pesar de que la junta de observadores hubiera manifestado su opinión “favorable” en escala de likert. Hay cosas nuevas que van a demorar un poco más que otras. Ni modo.

Finalmente, llegué al primer matrimonio de la temporada. Como nunca, no tuve náuseas, mareos, ni ganas de salir corriendo de la Iglesia. Tal vez porque estaba desesperada por el calor que se puede llegar a sentir en esta época en Virgen del Pilar, en fin. Pareciera que he superado otra de mis fobias.

Ahora me ando procesando una… debilidad que no sabía que tenía o que no quería aceptar. Veremos pues.

En conclusión, no me puedo quejar. El verano anda avanzando divertido e interesante.

sábado, enero 19, 2008

Propósitos para el nuevo año

Obviamente, no los acabo de redactar. Todos ellos fueron procesados rápidamente y escritos en una hoja de pedido en el Arandú Bar minutos antes de la medianoche del primer día del año. De hecho, están escritos en un papelito que llevo en mi billetera desde entonces, para no olvidar.

Allí van, sin orden de prioridad (por si se pierde el papelito de la billetera):

1.- Bajo ningún concepto me volveré a refugiar en la chamba. Tengo más de 100 horas acumuladas por compensar. Eso debe bajar por lo menos en un 60%. Ergo es hora de empezar a tomarlas. El veranito pone ¿no?

2.- Tengo un par de metas laborales que cumplir para lograr otra más interesante hacia mediados de año. Bueno señorita, ya te dieron el espacio: APROVÉCHALO!!!

3.- Ya se dieron las condiciones para la mudanza así que lo único que queda es BUSCAR DE UNA VEZ la nueva y propia “malevojato”.

4.- Como voy a tener tiempo y espacio, y ya no más excusas por favor. ME SENTARÉ A REDACTAR LA PROCASTINADA TESIS Es el colmo que trabajando en investigación no tenga la mía propia.

5.- Es determinante que le pierda el miedo al volante, así que debo aprender a manejar y sacar mi brevete antes de que termine el verano, o lo que el senahmi llama como tal.

6.- Luego, debo retomar el Inglés para terminarlo por fin y empezar con el francés. (no gente, no estoy hablando de muchachos, todavía no se despierta mi espíritu brichero)

7.- Hacia el cumpleaños número 28, o poco después, se harán efectivos los cambios de look programados desde hace diez años. Repetiremos la década e inauguraremos con un corte de cabello y algunas sorpresitas más.

Algunas de estas cosas están bien auguradas por los astros, otras no tanto. No soy tan sugestionable como para no invertir en lo que creo (y en lo que quiero por supuesto). No puedo evitarlo, soy toda pasión.

La misión, ahora que saben todo esto, es “joderme” con ello de vez en cuando.

Muchas gracias!

martes, enero 15, 2008

El amor en el verano



Una de las cosas que más me sorprende de este verano es la cantidad de matrimonios programados, y lo más sorprendente es que asistiré a todos. Ya no podré poner evasivas (algunos recuerdan las náuseas que la bendita ceremonia me producía). Todos los que se casan son personas muy cercanas a mi y, obviamente, que aprecio mucho. Así que no puedo dejar de ir.

Supongo que he llegado con mi generación de amigos a esa etapa en la que las parejas se empiezan a definir. Algunas forman familias y otras deciden que es mejor emprender rumbos individuales. Como le decía a un amigo “si bien no hay tiempos establecidos para eso, creo que a nuestra edad, en un par de años ya deberíamos saber más o menos qué cosa queremos con la persona que tenemos al costado” Imagino que estamos cerca del cumplimiento de dichos “plazos”.

Paradójicamente, en los últimos días me ha tocado ser soporte emocional de algunos amigos que han experimentado rupturas recientes. Sinceramente les digo, no sé cómo creen que yo puedo dar consejos sobre eso si apenas puedo con mi propia vida.

Prueba de ello es mi excesiva solidaridad con el género. La culpa siempre es de ellos. No voy a ahondar en detalles, por obvias razones; pero a lo largo de mi existencia sigo comprobando todas esas teorías marcianas y venusinas. Eso hace que aflore el maravilloso potencial renegón que tengo aunque esboce la más brillante de mis sonrisas.

Hoy quería, como diría Betto, “coger a patadas” a todo aquel muchacho treintañero que se me cruzara por el camino. Es que los hombres tienen una super ventaja emocional sobre las mujeres. Simplemente, piensan, deciden, argumentan y se van. Mientras que las mujeres siempre miraremos atónitas pensando (o llorando) ¿Y a mí que “michi” me interesa tu razonamiento? ¿Dónde chispas está todo lo que dices que sientes? ¿Es que acaso no es tan fuerte como para que te comprometas emocionalmente conmigo? (Algunos de mis amigos psicólogos dirán que estoy transponiendo, jaja)

Me causó mucha tristeza-cólera-gracia cómo las historias se repiten, cual puntuales ciclos. Me causó tranquilidad saber que el ciclo viene completo y que llega el momento en el que uno puede simplemente sonreir al recordar el dolor y pensar en ello como “cosas que pasan”.

Me pareció muy gracioso prestar esperanza y decir “pero luego vuelves a estar contenta, nuevamente tienes ganas de hacer cosas y de empezar todo de nuevo”. Los que me vieron meses atrás se hubieran arrastrado de la risa. Eso estaba para D’Ripley.

En fin, supongo que el hecho que los escuche los hace sentir mejor. A mi también me hace sentir mejor escucharlos ;)

Lo mejor fue el comentario pintoresco respecto al tema: mi abierto grito virtual “Te parecerá raro escucharlo de mí, pero ESTOY A FAVOR DEL MATRIMONIO” Si queridos, así como lo leen. Claro que una cosa es procesar la idea y otra asumirla como para una. Tiempo al tiempo, y ocasión a la ocasión.

Al final, entre tanto tema romántico con amor y desamor, caímos en cuenta que falta casi un mes para el 14 de febrero (en lo personal, casi se me había olvidado que el día existía, salvo por el cumple de una muy querida amiga). Pero bueno, espero que los que andan acompañados la pasen al lado de sus medias naranjas y los que no pues los amigos también les pueden “hacer la taba”. A mi me encontrarán en el tono cumpleañero.

lunes, enero 07, 2008

De la selva su malevolady

Que tal comienzo de año! Los últimos 15 días se me han pasado tan rápido que casi no puedo creerlo, y para variar ha sucedido de todo.

Me programé para trabajar 26, 27 y 28 (a pesar de que Conecta suspendía sus actividades) para adelantar chamba, pero no la pude terminar. El mismo 28, cual adorable broma de día de los inocentes me mordió un perro (mínimo dizque poodle de una de mis vecinas). A pesar de la cólera (no rabia) que me produjo, creo que fue lo mejor. Mi cerebrito malévolo estaba planeando una bromita muy fea, demasiado cruel; pero preferí decirle a la fresi que el médico me había prohibido viajar a Iquitos cuando ella estaba a punto de trepar al avión y yo me encontraba en la clínica recibiendo el tratamiento del caso.

A pesar de no haber terminado mi informe y con una mordedura en la pierna izquierda, estuve puntualita a las 5am del 29 en el aeropuerto y me quité a los Iquitos. Había prometido que volvería y, bueno pues, había que cumplir. El plan era pasar tres días en un lodge con su ceremonia de ayahuasca más y llegar el 31 para recibir el 2008 en la búsqueda de Kaliente.

El viajecito quedó bastante simpático, full actividades. El paseíto por el Amazonas con su zambullida de por medio (gracias al que me llevé de recuerdo un tullido moretón en el brazo), la observación de animalitos: carlita la caimana, anita la anaconda, pedrito el perezoso, el mono manolito y mechita la tarántula. Además de la visita a los "Yahuas" donde el curaca nos comentó sutilmente que estaba buscando esposas. Plop!

Por supuesto las frases célebres:
  • “Quiero a alguien atrás!” Claudita en la canoa mientras navegábamos de noche sobre la coccha.
  • “Los Yahuas tienen un cuerpazo” Claudita haciendo evidente el flechazo con el curaca.
  • "Somos hermanos" Nuestra compañerita suiza haciendo referencia a su relación con el COLOMBIANO que la acompañaba.

Espero que mis compañeras de viaje completen esto, porque la memoria me falla un poquito, jeje.


De vuelta a Iquitos, Nina y yo recibimos el año nuevo en el malecón, quemamos nuestros muñequitos casi de vudú (mueran malditos!) y brindamos por el 2008. Luego recibí la llamadita de mi familia.

No pude evitar acordarme de las palabras del “pollito”: “No tienes idea de cómo te voy a envidiar el 31 a la medianoche” pero en compensación le traje unos ring tones bien powers.

No pudimos buscar a Kaliente. Creo que Nina estaba un poco preocupada por la minifaldita que me había puesto. Es que hacía su calorcito, ni modo. Así que nos quitamos al Noa. Quedó una nochecita cool!

Al día siguiente ¿qué iba a hacer Romy en la ciudad? Conectarse a Internet, obvio. Así que empecé a resolver y adelantar todo. Los saluditos a los amigos, los planes para el regreso y hasta pendientes de chamba. Lo siento, soy un poquito obsesiva.

Como ya conocía la ciudad no había mucho nuevo por ver, salvo a la familia de Nina que nos recibió de una manera estupenda. Muchas gracias amiga, por eso me encanta de la selva su gente ;)

De regreso a Lima y a la oficina, nuevamente todas las correderas y las celebraciones. Comenzamos con el cumple de Johanna. Tuvimos tortita el jueves y almuerzo marino el viernes con su chelita más. Parece que después del almuerzo de Navidad se nos han pegado las buenas costumbres, jaja.

El primer fin de semana del año super agitado con la celebración nocturna del cumple de Joha, el sábado la reuna con las nenas de Gertrude Hanks, el domingo algo de playita antes de un almuerzo familiar.

Recién hoy siento que empezó de verdad el año (laboralmente hablando). Luego de las vacaciones me “reconecto” en todo sentido. Y como para mantener la tradición (iniciada el año pasado) toy resfriada. Cual resaca de tanta juerga, "as usual"

P.D.: Para más fotos chequear mi jaifai, flickr, facebook y windows live space

Más que mil palabras