miércoles, enero 27, 2016

De la tesis y otros demonios


Hace dos días denunciaron plagio en la tesis doctoral de un candidato presidencial. Ayer lo rebotaron entre medios de comunicación e internautas indignados. A lo largo del día, se encontraron más plagios. Entre idas y venidas, la Universidad en cuestión (o cuestionada) toma cartas en el asunto. Ni el implicado, ni su entorno dan razón (Actualización 5pm: hasta ahora)

Corazón roto.

¿Por qué? Pues porque es una muestra no sólo de la corrupción que se valida en nuestro país, y que esta vez cruzó fronteras, sino que también es una señal de menosprecio a la actividad académica.

Y lo hace en un país donde se reclama el acceso a la educación, pero también donde el cartón es un medio (a veces solo) de progreso social, donde lo aprendido queda en un segundo, tercer o quién sabe qué lugar. En un país donde el que sabe es un "nerd", donde el que estudia es un "chancón" y por ello merecen bullying.

Leía un post de Alexandra Castañeda y, como estudiante, suscribo cada palabra:


No se trata de "atacar" a la persona, que por un tema moral debería retirarse (déjenme soñar); se trata de reaccionar frente a una falta de respeto y a condenar este afán de "corto plazo" que nos carcome como sociedad. Todo se quiere rápido, con la ley del menor esfuerzo y mejor si hay "atajos".

La educación en este país es un privilegio, obtenerla con calidad lo es aún más. Y si bien, muchas veces acceder a esta combinación depende los medios económicos que se pueda tener, hay cosas que el dinero no puede comprar.




lunes, enero 25, 2016

¿Amor? ¿Retorcido? ¿Encantador? ¿Por qué no?


Para nadie es un secreto que amo a David Tennant. Lo conocí casi desde que se convirtió en el décimo Doctor y lo amé.

Era evidente que vería Jessica Jones. Lo hice con rito, paciencia y devoción, la primera vez; y con algunas tiernas interrupciones, una segunda. Llegué al capítulo 8, y las dos veces terminé con los mismos sentimientos encontrados.

"Bienvenida a casa, Jessica Jones"

Kilgrave está evidentemente trastornado, pero no deja de ser adorable en algún sentido. Digo, le trajo de vuelta a su "amada" el lugar con sus recuerdos más felices. Buscó las fotos de la casa, de la época de la adolescencia de Jones, que además le pertenecían a la agente inmobiliaria. Se tomó el trabajo de mirar con lupa los CDs que aparecían en la habitación y encontrarlos, de conseguir el mueble de la sala en una tienda que ya no existe, incluso de reproducir las fotos familiares. Es impresionante.

Sí, es obsesivo, sí, también es manipulador; pero no por ello menos dulce. De hecho, es una versión distorsionada  del detalle y del sacrificio por el otro - no olvidemos que renuncia (para todos hasta ese momento) a la posibilidad de controlarla, porque quiere que ella elija.

"Yo sabía que no habías venido por amor. No estoy delirando, soy optimista"

Y ella no es indiferente. Hay cierto agradecimiento en la nostalgia de Jessica, aunque solo pretenda estar concentrada en su objetivo. Y es que hasta la más dolida de las mujeres puede reconocer los gestos ¿no?

Creo que se trata un poco de abrirse a lo alternativo y encontrar el encanto de lo distinto. Podríamos encontrar cositas como ésta:


Donde, no sé tú, pero yo le invito un chilcano.

sábado, enero 23, 2016

No importa quién pare la olla


Lo que empezó como una, hasta tierna, muestra de soporte a los proyectos personales y profesionales de una pareja, terminó por destapar otra vez guerritas de poder entre géneros.

Me parece muy apropiado que se responda rápidamente sobre un duda acerca de los ingresos de un candidato presidencial, pero siento que esto degeneró terriblemente. De pronto, muchas mujeres, orgullosas ellas, usaron el dichoso hashtag con un retador "¿Y qué?". Yo me pregunto ¿realmente era necesario?

Lo más sensato que leí al respecto fue este post de la amiga Monich y cito el inicio "las parejas que viven juntas hacen sociedad". Partiendo de allí, cualquier competencia no solo no es saludable, si no que no tiene sentido: no puedes competir con un miembro de tu equipo, básicamente porque tienen un proyecto común y los logros/desaciertos de tu pareja, son tuyos también.

Me gustó también el post de los Paki esposos, que con su "creemos que ser una pareja es mucho más que esas etiquetas" dejaron en claro qué significa esta sociedad. "Parar la olla", ser "superman-tenido" o un parásito, económicamente hablando, son categorías que no juegan en esa liga. Entre líneas, estaría también la presencia de la condenada (e incomprendida) ama de casa que, según algunas, no "aporta" al hogar, y que por ello se encuentra en esta relación de "subordinación" frente a quien provee de dinero al hogar. 

Amiga date cuenta: El día que dejemos (las mismas mujeres) de medirnos por cuánto dinero ganamos o por qué tanto le podemos "ganar" a los hombres que nos rodean, descubriremos nuestro verdadero valor (que jamás será medido en ingresos, cartones académicos, ascensos laborales, ni similares), tendremos una mejor convivencia con nuestros muchachos y seremos más felices.





miércoles, enero 20, 2016

Un poco de detox en la vida


El primer lunes del año compartí la foto de un juguito detox que me recomendó mi nutricionista, dentro de un programa alimenticio ad hoc para bajar un par de kilitos que gané entre noviembre y diciembre.

Más allá del impacto en la balanza, confieso que es una receta rica y que te hace sentir bien, en especial si comiste en exceso la noche anterior, así que comparto la receta que me dieron por si quieren probarla:

  • 2 ramitas de apio
  • Jugo de una naranja
  • 1 tajada de piña
  • 1 o 2 manzanas verdes
  • Hojitas de perejil al gusto
La idea es que te salgan 250ml o un poco más, para que te llenes.

En mi caso, me sugirieron acompañarlo de: o dos claras de huevo sancochado, o un huevo sancochado entero, o cinco huevos de codorniz sancochados.

Y no olviden tomar 8 vasos de agua al día siempre, y claro, no abusar porque no existen recetas milagrosas que le sirvan a todos por igual, pero puede ser un buen motivo para experimentar.

martes, enero 19, 2016

Ay! Mi Lima bonita


Ayer fue tu cumpleaños 481. Y lo que en otros años hubiera sido una simpática celebración quedó en un simple saludo de Facebook.

No! No soy una ingrata. Nunca lo fui, no pretendo empezar a serlo ahora. Claro, algunas cosas han cambiado, pero no es pretexto suficiente; como tampoco lo serán "tengo mucho trabajo" o "tengo una tesis por terminar (aunque efectivamente ayer me haya dedicado íntegramente a ella).

Tal vez me contagié de algunos malos regalos, como aquellas flores amarillas marchitas que te enviaron. Sí, hay un poco de penita al respecto, pero también es cierto que a estas alturas de la vida una empieza a asumir ciertas cosas y se "apechuga" pues.

Me debo unos pisco sour a tu nombre, pero sobre todo cuidarte (más) los próximos tres años.


lunes, enero 18, 2016

¿BlueMonday?

Esta mañana leía que hoy era el día más triste del año, y si bien por un lado pensaba en el atropello de todas las noticias de mi país, en especial políticas que me había negado a ver a profundidad desde hace varias semanas; por el otro, estaría más de acuerdo con que Venus está en cuadratura a Júpiter al mismo tiempo que Marte esta en trino a Neptuno, referencia tan o menos científica que la anterior, pero que se enfoca más bien en las decisiones que tomamos día a día y a las que nos comprometemos.

Visité este lugar después de mucho tiempo, varios años ya, como quien encuentra un diario de adolescencia. Bueno, no tanto :). Y se me ocurrió que sería buena idea actualizarlo a propósito de una frase que escuché la semana pasada en una reunión de colegio: "en algún momento teníamos que madurar". Vamos a ver si es cierto pues y, de paso, vamos venciendo un poco el temor al compromiso.


Más que mil palabras