domingo, agosto 12, 2007

¿Camino a la blogadicción?

En las últimas dos semanas se han dado una serie de cambios en mi vida muy powers. De pronto se movió todo, muy rápido, en distintas intensidades, hacia distintas direcciones; y hoy el panorama aparece sustancialmente distinto.


Después de dos años, acepté ir de “campamento” nuevamente con mis amigos del Guetto. A pesar de haber jurado “no lo hago nunca más”, me convertí en guía turística y los llevé a Cocachacra (aquel pueblito del que siempre hablo, casi en secreto, porque muy poco gente lo conoce). Paseo de fiestas patrias bastante divertido.

A los pocos días, me volví a matricular en el gimnasio. Gracias a Dios no hubo oportunidad de tomar sol en la piscina durante el viaje a las alturas. No me hubiera podido recuperar del papelón. Soy bastante alpinchista, pero también me veo en el espejo.

Luego de semanas de meditación y búsqueda, adopté a la pequeña “lap” que aún no tiene nombre. Y aunque su clave hace honor a un nuevo “evento”, supongo que está esperando bautizo oficial con padrinos y todo. Por lo pronto conoce a varias tías y tíos.

El objetivo principal de la adopción fue retomar la tesis. Aquella que tuve que matar y ahora, gracias a otras movidas del destino también, podré reformular.

La chamba sencillamente espectacular. En esta semana pude cerrar dos proyectos muy importantes para mí. Uno de los cuáles significó dos meses y medio de chamba, en un esfuerzo multitudinario; y el otro me llevó al esoterismo de intentar leer la mente de mi querido padre, pero lo conseguí.

Ahora hay dos nuevos que me emocionan bastante, ambos en temas que domino; y uno extra con el que debería viajar a Cusco en la segunda quincena de agosto. Justo tenía ganas de salir de Lima, me hará bien.

Paradójicamente, se ha reactivado mi vida social, pero tengo más tiempo libre; tal vez porque ya no hay novio. El festival de cine, me tuvo algo atareada la semana pasada, así como las salidas con l@s amig@s (de la chamba, de la infancia, del colegio, de la universidad, y los individuales por supuesto). Ahora incluso estoy viendo detalles sobre el festival de la salsa, al que espero llegar a pesar de su hora de inicio.

El problema es que llego al fin de semana agotada de tanto estudio, trabajo, gente y juerga; que solo me antoja pasarlo en cama. ¿Y que hago en cama? Luego de que el teléfono deja de sonar en la mañana (gracias Deb) me pongo a jugar con mi pequeña.

Así he visto películas, buscado videos de jodas, revisado blogs, actualizado los propios, comentado ajenos, bajado música, reencontrado amigos. En menos de 10 días he reído a carcajadas, jugado, disfrutado, estudiado, trabajado, socializado, llorado, recordado, etc. al frente de esta pantalla. Prácticamente mis momentos conmigo se han convertido en los momentos con mi pequeña.

Incluso me sorprendo por horas en mi cuarto, cosa que no hago hace por lo menos diez años. He notado que el color de las paredes era realmente acogedor; que los adornitos étnicos, que traje de los viajes a provincias de este año, son realmente encantadores; que mi cama es comodísima; que mi corcho de pendientes es realmente utilitario y que poco a poco podré vaciarlo; que mis peluches son de lo más apachurrables; que me faltan flores y una nueva cómoda para hacer de éste un lugar más feliz.

Espero que este fenómeno sea pasajero, por la novedad y la confluencia de factores. Osea, no puedo convertirme en lo que tanto critiqué. Por lo pronto tengo los resultados de un test reciente, que espero no sea un mal presagio.


50%How Addicted to Blogging Are You?

Mingle2 - Dating Site


No por Dios, nunca tanto.

1 comentario:

KikeX dijo...

¿Por qué nadie ha dejado comentarios?
¿Es que nadie se conmueve con este post?

Bueno, yo si.

Enhorabuena apareció "la innombrada"espero traiga risas y logros. Dicen que todo sucede por algo aunque no me gusta creerlo totalmente, a veces es genial sentir que aún puedes tomar las riendas de tu destino.

Soy un "profuuuundo admirador" (a lo Toledo) de tu blog, si! pese a que sentías que no eras del todo famosa. Lo eres! había olvidado entrar pese a que pensaba en él, fue una situación extraña. Ahora estoy acá, listo para seguir revisando los posts nuevos desde aquel "Día del Pisco"que ya ni recuerdo en que año fue.

Saludos!

Un abrazo, Kike.

Más que mil palabras