martes, marzo 04, 2008

Anécdota 2 ¿Buscando a Romy?

El martes recién pude sentarme, prender mi lap top y revisar un poco como se habían movido las cosas por el mundo durante mi reposo. Léase, ver los correos de la chamba, los personales, dar un vistazo a los diarios y a uno que otro blog informativo.

En mi bandeja personal encontré un correo de Pancho que me decía "¿Has visto tu foto en El Comercio? Revisa la página A15"

Ni corta, ni perezosa llegué a la edición impresa colgada en Internet de ese día del decano de la prensa nacional. Me intrigaba en sobre manera por qué motivo, razón o circunstancia había podido salir en El Comercio.


¿Qué habré hecho? - me preguntaba
¿Dónde me habrán encontrado?
Seguro es un ampay!
No! El Comercio no hace ampays.
Seguro alguien me hizo una broma y me puso al costado de las oraciones a San Judas Tadeo.

Mil incógnitas pasaron por mi mente.

Encontré esto:

Aaaaahhhhhhhhhhhhhh.....
Ahora el asunto tenía más sentido.
Obviamente emprendí la travesía de ubicarme, me causó gracia y me olvidé del asunto.

Sin embargo...

El día viernes uno de los practicantes de la chamba me dice en la puerta a la hora de salida "He dejado en tu escritorio un regalito"

Caray! Qué ganas tiene el mundo de jugar a las incógnitas. Subí corriendo a la pajarera y encontré la foto recortadita sobre mi escritorio con la infaltable promoción previa a todos mis compañeritos de carpeta.

Y todos empezaron a jugar "Buscando a Romy".
Bueno... así es la pajarera ¿qué le vamos a hacer?. Dejé la foto en mi corcho y me quité a la celebración del Aniversario Conectoso.

Pero ayer, la presencia de la fotito llegó a categoría bochorno: Todas las personas que se reunieron conmigo en mi oficina por alguna razón empezaban con el rollo:
Ah! Corriste la 10K de Nike
A ver, a ver... déjame encontrarte
El "jueguito" tenía éxito.

Pero cuando llegamos a cinco personas tomé la sabia decisión de llevarme el recorte a mi casa. Plooooop! No pues! Dónde esta la seriedad en el centro laboral!!! (En realidad me abochorné... jaja)

Así que se los dejo por si ustedes quieren jugar y espero no sentirme tan abochornada. Después de todo... no espero seriedad en mi blog (ni en mi chamba tampoco, pero ya ustedes saben cómo me pongo)

1 comentario:

Raulín Raulón... dijo...

JAJAJAJAJAJA, algo similar me pasó el año pasado, sólo que no había necesidad de buscarme entre 100, sino entre sólo 4 y en la puerta de la catedral.

Aprovecha tu momento de fama, sólo se presenta uno cada año.

Más que mil palabras