martes, septiembre 09, 2008

Esta es para que lo disfrutes…

El fin de semana me fui a “Tangamandapio” (el pueblito de las alturas) a conocer “la casa de la pradera” y a celebrar el día “principal” del pueblo.

La casita me sorprendió gratamente. La visita que al principio me generaba miedo y preocupación por “¿cómo vamos a reconstruir todo eso?” me dejó bastante aliviada. Con una combinación entre rústica y kitsch terminó bastante acogedora. Linda a decir verdad (contra mi propia incredulidad inclusive).

Pero esa no fue la única sorpresa del viaje. Dos castillos, dos, a la medianoche y un reencuentro de viejos amigos de infancia.

Las chelas de siempre, la música de siempre (a la que ya había ido acondicionada mentalmente, por no ser parte de la costumbre) y la gente de siempre. Es como los reencuentros de promo. Sabes cómo va a estar todo, sabes a quiénes vas a ver y obviamente esperas verlos. Los recuerdos siempre se remueven (sobre todo ahora último que pienso mucho en la gente que ya no está).

De pronto nuevamente se detuvo el tiempo. Como si todos tuviéramos 17 años otra vez, con las bromas de siempre. Cero responsabilidad, porque el 8 de setiembre es feriado!!! (desde que tenemos uso de razón).

Hasta que… oh ampay! Un besito fuera de lo común. Como buena niña discreta lo dejé pasar al archivo del registro visual, pero igual no entendía (y como buena curiosa también quería entender).


Dentro de las no pocas chelas que llevaba encima recuerdo que desaparecieron y luego reaparecieron de la manito. Ante algunas miradas “ampayosas” de los “adultos”. Pueblo chico infierno grande, no se dice sin razón.

Todo tenía una explicación. Es que… ¿cómo se supone que reacciona una cuando alguien que conoces hace veinte años, te dice de buenas a primeras que siempre le gustaste? O que esperaba todos los 8 de setiembre (como el 19 de noviembre de Carlos Vives) para verte, y que no se animaba a decirte nada más porque te veía lejana y distante.

De hecho, la cursilería no va conmigo. Me costó un poco acostumbrarme al exceso de azúcar. Es que prefiero el edulcorante. Algo que te deje buen sabor, pero que no te empalague; y por supuesto, bajo en calorías. Claro que como mujercita, hay detalles a los que siempre permaneceré sensible.

Es que algo así toca hasta a la menos vulnerable!!! Desde mi humilde opinión, solo por el hecho de tomarse el trabajo de pronunciar un floro así, ya merece su beso. Solo el tiempo validará o invalidará aquel speech, pero como sea, es lo más dulce que he escuchado jamás. Eso pasa solo en las películas (las yankees con final feliz e imaginario). Y creo que es de lo más halagador que existe. Te apoyo, hermana!

Claro que (allí viene el pero antipático), también creo que algo así debió pasar en una etapa más adolescente. A estas alturas, las cosas podrían verse más serias. Con un background así, no le entras a jugar pes. Yo no habría tenido una idea clara de qué decir. Por un lado me alegro mucho por los dos e imagino que encontrarán la manera de acomodarse si es que les toca estar juntos.

Como sea, una cosa de esas te arma la semana sin roche (habla la envidia, de la buena, pero envidia al fin y al cabo) y no se tú, pero yo andaría pisando huevos, solo por el hecho de disfrutarlo un rato. Provecho!!!

2 comentarios:

Jorge ala luna dijo...

Malevolady, es hora de tomarse las cosas en serio, :) te esta cayendo bien eso de hacer las cosas ciclicas cada 5 y 10 annos :)

Romy dijo...

Solo tú podías darte cuenta, jajaja

Más que mil palabras