miércoles, febrero 14, 2007

Y tú ¿Qué vas a hacer por San Valentín?


Mi paso por el mundo de las flores no fue en vano. Además de conocerlas, entenderlas y quererlas (ahora extrañarlas), aprendí cómo se constituyen en el regalo por excelencia de enamorados a enamoradas (debería serlo también en sentido contrario, pero aún vivimos en una sociedad conservadora).

Recuerdo que hace algunos años leía los más dulces mensajes y veía a chicos, en su mayoría adolescentes, buscando con tierna paciencia algo que los ayude a expresar lo que sentían por sus novias o las chicas de sus sueños. Si pues, malevolady también tiene su corazoncito. Si bien no soy de celebrar el 14 con los novios, porque a los amig@s siempre los saludo, disfrutaba mucho siendo de ayuda para las relaciones de otros.

San Valentín es una celebración que permite respirar, comercialmente hablando, de la avalancha de la campaña escolar. Muchos de nosotros no lo sentimos tanto, porque aún no estamos sometidos al estrés de matrículas, apafas, uniformes y útiles, pero imagino que no pensar en ello aunque sea un día puede ser todo un alivio para los que ya son padres.

Parece que en algún momento se entendió que el matrimonio anula el enamoramiento. Es posible. Por algo será que la mayoría de parejas que lo celebran son las más jóvenes; y en algunos casos, los que me emocionan hasta las lágrimas, aquellas que han compartido toda la vida. Qué viva la convivencia!

Bueno, al grano. Este año decidí ser cliente incógnito y desde principios de febrero salí a dar mi vueltita de reconocimiento. Buscando lo que no buscaba: un regalo de San Valentín.

El primer fin de semana, me sorprendí de no encontrar una sola página web con promociones para la fecha, ni qué decir de los brochures de Rosatel, Florerías Unidas, Los Herrajes, D-Corazón, etc. Incluso el catálogo de nuestro representativo Wong, que se ha convertido en la vitrina oficial de las fiestas, salió recién la semana pasada.

En un momento pensé que la mayoría de limeños no tiene pareja (léase fija) o sencillamente no le interesa comprar y/o celebrar esta fecha, pero me equivoqué. La reflexión más acertada fue que el limeño promedio no es planificado para nada.

Poco a poco fueron apareciendo. La misma oferta de siempre: flores, chocolates, peluches y colonias. Es que… eso es lo que le gusta a la gente. Son los íconos, qué le vamos a hacer.

También fueron apareciendo, en nuestro querido El Comercio del domingo, infinidad de anuncios de restaurantes y, por supuesto, los de hoteles. Es que el 14 también es el día del matatiru por excelencia. Es una suerte de negociación “Toma tu florcita y más tardecito me das la tuya”. Claro que este año me sorprendió mucho ver en la programación de la tele local un partido de fútbol. ¿Será un intento sublime por disminuir la tasa de natalidad veraniega? Son cosas del Orinoco…

Para estar a tono anduve escuchado Radio Corazón y Ritmo Romántica, que lo único interesante que me mostraron fueron el concierto del papito rico de Alejandro Sanz.

Supongo que durante el
día de hoy podremos ver un mar de gente pululando (irónicamente cerca del mar) y los infaltables globitos en forma de corazón (algunos colocados como arcos en la puerta de los telos), acompañados del riquísimo tráfico, el abrasante calor y quién sabe, por allí otros globitos (de agua, malpensados) para refrescarse. Provecho!

Malevolady no tenía planes, as usual, pero piensa hacer lo mismo de todos los años: dejar que todo fluya.

2 comentarios:

Chalo dijo...

Solo un detalle, hoy no hay un partido de fútbol, hay una fecha entera del campeonato. El mejor de todos (mi esportin querido) juega a las ocho contra el boys.

Por otro lado, el enlace de conecta me dice que yo no puedo ver eso y pide que me autentique. ¿Que quiere decir eso?

malu dijo...

aunque yo diga q no es un dia especial, me gustaria algun dia q la persona con la q este me sorprenda, nose xq lo hombres son tan antiromanticos, nose xq les cuesta tanto, mejor sigo convenciendome q ese dia es como uno normal. malu

Más que mil palabras