sábado, noviembre 10, 2007

Los previos

Estas son mis ultimas bloglíneas antes de la carrera. Como siempre, un día antes, me encuentro ansiosa y nerviosa en extremo.

¿Por qué?
No tengo una respuesta precisa, aunque si miles de inconvenientes posibles que rondan mi cabeza:
  • ¿y si no termino la ruta?
  • ¿si me caigo?
  • ¿si me luxo la pata?
  • ¿si me agito demasiado y me asfixio?
  • ¿si hace frío?
  • ¿si sale el sol?
  • ¿si me acalambro?
Es cierto, he entrenado. También he cumplido (con inevitables excepciones) mi lista de propósitos en cantidad de entrenamientos, mejora alimenticia, eliminación de bebidas alcohólicas, mejora de hábitos de sueño, etc, etc. Pero aún así, me siento insegura. Es como si tuviera la sensación de que algo fuera a pasar. Como ese pan que en la puerta del horno se nos quema…

Tampoco es que pretenda ganar o quedar entre los top hundred, pero siento como si no fuera a hacer un buen papel. Entiéndase "buen papel" como la contradicción de mis preocupaciones, detalladas anteriormente.

Todo esto me hace recordar mucho mis presentaciones de campañas en la universidad. De verdad me ponía muy nerviosa. Había estudiado, sabía el tema, sabía que una vez al frente sabría manejar la situación, pero en los previos era un manojo de nervios.

Obviamente con la experiencia, los nervios se redujeron bastante y eso ya no me pasa en las presentaciones, por ejemplo; pero ahora que me enfrento a un evento deportivo me siento como una novata, y eso que se supone que llevo Adecores y Semilleros de El Comercio desde el colegio.

Chess!!!Siempre me pasa lo mismo.
Pánico escénico!!!

Es tan intenso que el mal humor de la semana y los innumerables problemas en la chamba, que me acompañaron hasta hoy inclusive (anoche salí 10:30pm, hoy fui a la oficina y he recibido llamadas laborales en la tarde), han pasado a un segundo plano.

Además, la también inevitable expectativa alrededor incrementa la ansiedad. Los que corren conmigo están emocionados, los que se solidarizaron con la causa también, la gente de la chamba, los manitos. De hecho se agradece el detallazo, pero esta combinación de afanosita con fugitiva de las cámaras me genera sentimientos encontrados.

También entran en la lucha contra la ansiedad, mi optimismo por default ("todo va a salir bien")seguido de mi alpinchismo por default ("y si no sale bien ¿por qué te haces paltas?").

Supongo que la lucha continuará hasta que empiece a correr. Estoy segura que allí no pensaré mucho. Tal vez "a qué hora se acaba esto" cuando me encuentre por el kilómetro 7, si es que aún tengo fuerzas para pensar.

En fin, gracias a todos por sus buenos deseos, por respetar mi ley seca y mi toque de queda. Haré lo mejor posible y bueno, les contaré luego, cuando pueda.

Haciendo una adaptación de la adorable dorothy: "correremos, correremos, correremos"


3 comentarios:

Cys dijo...

cuenta! qué tal???

Raulín Raulón... dijo...

Vaya, por lo visto la carrera te dejó demasiado exhausta, ni para levantar dedo para postear, como a todos este mes.

Lo bueno es que esa voluntad que pones seguirá en el resto de la vida. Adiós!

Romy dijo...

Tienen razón, me dolieron hasta los dedos. Además tuve una semana re-complicada en la chamba. Les debo un post :)

Más que mil palabras