miércoles, febrero 24, 2016

Volver a empezar

Suelo seguir las recomendaciones de Netflix de puro curiosa (y debo admitir que soy fan de Judd Apatow y su clan), así que me animé a empezar Love: historia de dos corazones rotos que siguen con sus vidas (como siempre toca) y que conocen a alguien más.

Si bien el primer capítulo me pareció un poco lento y con un cierre que parecía comienzo; es a partir del tercero, cuando empieza realmente "el gileo", que la historia se pone interesante.


Curioso este proceso de conocer a una persona, y de conocerte a su lado. Este presentar tus historias, tus creencias, tus temores, tus intereses, tu mejor lado y un poco el peor; y recibir lo mismo del otro lado. Ver cómo encajan (o no) y disfrutar el camino, porque para eso está.

Me gustó mucho cómo se presenta Gus, tan tierno, tan dulce, tan bueno. con todas sus aficiones de chico sensible y (adorablemente) nerd; ante una Mickey alocada, dispersa, impulsiva, desorientada pero con mucha disposición a ser mejor persona (cosa que se aprecia mejor al final de la primera temporada). Se supone que eso hacen las personas "enamoradas" ¿no?

Me encanta la aparición de la menor de las Apatow Mann. (¡Cómo ha crecido desde "This is 40"!).

Y cómo dejar de mencionar a Bertie, mejor amiga de Mickey. Siempre dispuesta a brindar apoyo y compañía, incluso a veces a costa de su propia agenda. Además, la queremos porque hace focus groups, incluso en fiestas :P

En fin, me puso de buen humor, que no es poco.





No hay comentarios:

Más que mil palabras