martes, enero 15, 2008

El amor en el verano



Una de las cosas que más me sorprende de este verano es la cantidad de matrimonios programados, y lo más sorprendente es que asistiré a todos. Ya no podré poner evasivas (algunos recuerdan las náuseas que la bendita ceremonia me producía). Todos los que se casan son personas muy cercanas a mi y, obviamente, que aprecio mucho. Así que no puedo dejar de ir.

Supongo que he llegado con mi generación de amigos a esa etapa en la que las parejas se empiezan a definir. Algunas forman familias y otras deciden que es mejor emprender rumbos individuales. Como le decía a un amigo “si bien no hay tiempos establecidos para eso, creo que a nuestra edad, en un par de años ya deberíamos saber más o menos qué cosa queremos con la persona que tenemos al costado” Imagino que estamos cerca del cumplimiento de dichos “plazos”.

Paradójicamente, en los últimos días me ha tocado ser soporte emocional de algunos amigos que han experimentado rupturas recientes. Sinceramente les digo, no sé cómo creen que yo puedo dar consejos sobre eso si apenas puedo con mi propia vida.

Prueba de ello es mi excesiva solidaridad con el género. La culpa siempre es de ellos. No voy a ahondar en detalles, por obvias razones; pero a lo largo de mi existencia sigo comprobando todas esas teorías marcianas y venusinas. Eso hace que aflore el maravilloso potencial renegón que tengo aunque esboce la más brillante de mis sonrisas.

Hoy quería, como diría Betto, “coger a patadas” a todo aquel muchacho treintañero que se me cruzara por el camino. Es que los hombres tienen una super ventaja emocional sobre las mujeres. Simplemente, piensan, deciden, argumentan y se van. Mientras que las mujeres siempre miraremos atónitas pensando (o llorando) ¿Y a mí que “michi” me interesa tu razonamiento? ¿Dónde chispas está todo lo que dices que sientes? ¿Es que acaso no es tan fuerte como para que te comprometas emocionalmente conmigo? (Algunos de mis amigos psicólogos dirán que estoy transponiendo, jaja)

Me causó mucha tristeza-cólera-gracia cómo las historias se repiten, cual puntuales ciclos. Me causó tranquilidad saber que el ciclo viene completo y que llega el momento en el que uno puede simplemente sonreir al recordar el dolor y pensar en ello como “cosas que pasan”.

Me pareció muy gracioso prestar esperanza y decir “pero luego vuelves a estar contenta, nuevamente tienes ganas de hacer cosas y de empezar todo de nuevo”. Los que me vieron meses atrás se hubieran arrastrado de la risa. Eso estaba para D’Ripley.

En fin, supongo que el hecho que los escuche los hace sentir mejor. A mi también me hace sentir mejor escucharlos ;)

Lo mejor fue el comentario pintoresco respecto al tema: mi abierto grito virtual “Te parecerá raro escucharlo de mí, pero ESTOY A FAVOR DEL MATRIMONIO” Si queridos, así como lo leen. Claro que una cosa es procesar la idea y otra asumirla como para una. Tiempo al tiempo, y ocasión a la ocasión.

Al final, entre tanto tema romántico con amor y desamor, caímos en cuenta que falta casi un mes para el 14 de febrero (en lo personal, casi se me había olvidado que el día existía, salvo por el cumple de una muy querida amiga). Pero bueno, espero que los que andan acompañados la pasen al lado de sus medias naranjas y los que no pues los amigos también les pueden “hacer la taba”. A mi me encontrarán en el tono cumpleañero.

4 comentarios:

Raulín Raulón... dijo...

El 14-Feb hago de mi oficina mi cuartel, jajajaja.

Bueno, hasta donde mi juventud y mi personalidad me lo permiten, soy partidario del compromiso. Mas, sé que cambiaré y me daré a la libertad unos cuatos años.

Y en cuanto de pensar y calcular, creeme que es la mejor arma de defensa, los hombres solemos pisar los restos de los platos rotos.

KikeX dijo...

NO TE CASES! no, no lo hagas Romy, aunque la presión social y mental te lo indiquen.

Romy, eres la esperanza de libertad para esta sociedad reprimida por el sistema del amor, la lidereza que mostrará que se puede ser mucho más exitosa, flaca, hermosa y millonaria siendo soltera.

www.romysoltera.com



Ahh, el catorce de febrero. Tomaré un diazepan de 5mg a las 9am para celebrarlo tal cual lo hubiera hecho de estar acompañadO: entre sueños, mareado y actuando como un verdadero zombie.

Cocinero de Barco dijo...

...pero porque esa decisión de pasarla en un tono cumpleañero...por ahi que en estos dias encuentras a tu media naranja perdida en tu cajón de ropa interior.

Créeme que últimamente la ciudad se presta para la ternura...

Romy dijo...

Alucina que no había pensado en eso Raulín, gracias.

No kikecito, las épocas de "lidereza" las dejo para el recuerdo. Ahora solo quiero vivir mi vida en paz, como tenga que vivirla.

Buen dato Freddy, chequearé entre mis medias ;)

Gracias a todos y FELIZ DÍA DE LIMA!!!

Más que mil palabras