sábado, enero 19, 2008

Propósitos para el nuevo año

Obviamente, no los acabo de redactar. Todos ellos fueron procesados rápidamente y escritos en una hoja de pedido en el Arandú Bar minutos antes de la medianoche del primer día del año. De hecho, están escritos en un papelito que llevo en mi billetera desde entonces, para no olvidar.

Allí van, sin orden de prioridad (por si se pierde el papelito de la billetera):

1.- Bajo ningún concepto me volveré a refugiar en la chamba. Tengo más de 100 horas acumuladas por compensar. Eso debe bajar por lo menos en un 60%. Ergo es hora de empezar a tomarlas. El veranito pone ¿no?

2.- Tengo un par de metas laborales que cumplir para lograr otra más interesante hacia mediados de año. Bueno señorita, ya te dieron el espacio: APROVÉCHALO!!!

3.- Ya se dieron las condiciones para la mudanza así que lo único que queda es BUSCAR DE UNA VEZ la nueva y propia “malevojato”.

4.- Como voy a tener tiempo y espacio, y ya no más excusas por favor. ME SENTARÉ A REDACTAR LA PROCASTINADA TESIS Es el colmo que trabajando en investigación no tenga la mía propia.

5.- Es determinante que le pierda el miedo al volante, así que debo aprender a manejar y sacar mi brevete antes de que termine el verano, o lo que el senahmi llama como tal.

6.- Luego, debo retomar el Inglés para terminarlo por fin y empezar con el francés. (no gente, no estoy hablando de muchachos, todavía no se despierta mi espíritu brichero)

7.- Hacia el cumpleaños número 28, o poco después, se harán efectivos los cambios de look programados desde hace diez años. Repetiremos la década e inauguraremos con un corte de cabello y algunas sorpresitas más.

Algunas de estas cosas están bien auguradas por los astros, otras no tanto. No soy tan sugestionable como para no invertir en lo que creo (y en lo que quiero por supuesto). No puedo evitarlo, soy toda pasión.

La misión, ahora que saben todo esto, es “joderme” con ello de vez en cuando.

Muchas gracias!

No hay comentarios:

Más que mil palabras