martes, enero 19, 2016

Ay! Mi Lima bonita


Ayer fue tu cumpleaños 481. Y lo que en otros años hubiera sido una simpática celebración quedó en un simple saludo de Facebook.

No! No soy una ingrata. Nunca lo fui, no pretendo empezar a serlo ahora. Claro, algunas cosas han cambiado, pero no es pretexto suficiente; como tampoco lo serán "tengo mucho trabajo" o "tengo una tesis por terminar (aunque efectivamente ayer me haya dedicado íntegramente a ella).

Tal vez me contagié de algunos malos regalos, como aquellas flores amarillas marchitas que te enviaron. Sí, hay un poco de penita al respecto, pero también es cierto que a estas alturas de la vida una empieza a asumir ciertas cosas y se "apechuga" pues.

Me debo unos pisco sour a tu nombre, pero sobre todo cuidarte (más) los próximos tres años.


No hay comentarios:

Más que mil palabras